La transformación digital, impulsada por la pandemia y los fondos Next Generation

Publicación: 29-04-2021

Actualización: 29-04-2021

La situación derivada del COVID-19 ha impulsado nuevas prácticas por parte de la población, la cual se ha reinventado para mantener las actividades económica, empresarial, escolar, y un largo etcétera. Ante esta tesitura de debilidad, se han observado tanto las fortalezas como las carencias, ya no solo de España, sino de Europa entera a la hora de actuar de forma digital.

Es por eso que los fondos Next Generation, de los cuales España recibirá 140.000 millones durante los próximos años, traen consigo la condición de destinar parte de ellos a la transformación digital del territorio. España aborda la transformación digital y el destino de parte de esos fondos a la misma en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.
Nuestro país no parte de cero en esto, ya que es el líder en instalaciones de fibra óptica y marcha por delante de otros grandes países europeos en el DESI (Digital Economy and Society Index) de la Comisión, aunque Europa desea alcanzar metas conjuntas. Por ejemplo, la creación de un único mercado europeo de datos, tanto públicos como privados, que permita que fluyan libremente por la UE y entre sectores.
Esta no es la única de las ventajas que obtendrían los territorios si mejoran con creces la digitalización. La creación de empleo se beneficia de ella, siendo revelador un informe de la UIT de 2018, en el cual se demuestra que, entre los países de la OCDE, un incremento del 1% en la intensidad de la digitalización supone un aumento del 0,14% del PIB de dicho país. La estimulación del emprendimiento podría generar también actividad en zonas despobladas del país, que necesitan de industria y digitalización para revitalizar la cohesión territorial y crear las condiciones necesarias para la generación de empleo y cierre de la brecha geográfica de oportunidades.
El tejido empresarial, una de las cabezas visibles del motor económico de un país, se vería también beneficiado en el supuesto del avance digital. El avance de la transformación digital en este contexto se postula casi como una necesidad, la cual modernizaría este tejido, ayudaría a la internación de los sectores y contribuiría a la renovación del capital tecnológico y su adaptación a la transición ecológica.
En definitiva, la pandemia nos sumió en una situación con dificultades que mermó nuestra economía y dejó al descubierto un gran problema a solucionar: la transformación digital.

© 2016 Mingorance Business Lawyer. Sevilla/M├ílaga.