Los fondos Next Generation: nueva oportunidad para el medio ambiente

Publicación: 20-04-2021

Actualización: 20-04-2021

La conciliación de una nueva economía para Europa, asentada sobre unas bases novedosas y sostenibles con el futuro, ha terminado por ser posible. Hace pocos meses, con el avance del COVID-19, la economía experimentó - y sigue experimentando - grandes recesos. Para paliar esta nueva crisis, se especuló desde el Parlamento con unos paquetes de ayuda que tuvieran como base la digitalización y el respeto al medio ambiente, con objeto de generar una economía renovada y no restaurar la vieja, ya obsoleta.

Los fondos Next Generation EU han sido la respuesta por parte de Europa a la nueva crisis. Se trata de un paquete de ayudas que se repartirá a los países de forma equitativa, y servirá para financiar a partir del 2021, proyectos que vayan en la línea de la transformación digital, la reindustrialización y el pacto verde a favor de energías limpias.
La protección del medio ambiente que implica la llegada de estos presupuestos (140.000 millones de euros llegarán solo a España, progresivamente a partir de este 2021) es, valga la redundancia, necesaria y revitalizadora para el ecosistema y el mercado laboral. Al mismo tiempo que se sale de una pandemia, se respeta más la biodiversidad (para protegernos de este tipo de catástrofes naturales) y se crea una cantidad ingente de nuevos puestos de trabajo gracias a las energías renovables.
España ha recibido ya 27.000 millones de euros de estos fondos de recuperación europeos. El Ministerio de Transición Ecológica se embolsará cerca de 7.000 millones de euros, los cuales irán destinados a la promoción de redes eléctricas, la creación del parque de generación renovable, y la implementación del almacenamiento.Por otro lado, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda urbana destinará parte del presupuesto asignado (5.000 millones) a planes de movilidad sostenibles.
Ahora solo falta que la Unión Europea acompañe a sus países miembros en este cambio a mejor y sea benévola con la legislación impuesta a cada país en cuestiones medioambientales, sin ser demasiado intolerante en este tipo de factores. El núcleo de la economía del futuro está comenzando a asentarse sobre bases estables. El Pacto Verde, con la vista puesta en el futuro (2050), ha allanado el camino para que las inversiones en estos nuevos campos sean una realidad cada vez más aceptada.

© 2016 Mingorance Business Lawyer. Sevilla/M├ílaga.