El Programa Andaluz de Reconstrucción Económica

Lunes, 13 de abril de 2020

EL PROGRAMA ANDALUZ DE RECONSTRUCCIÓN ECONÓMICA (PAREC).

MEDIDAS ADMINISTRATIVAS

13 de abril de 2020.

¿Podemos imaginar cuál sería la situación de la pandemia si la administración, si los gobiernos, hubieran tenido la oportunidad de prepararse debidamente? Sólo en el ámbito de la Salud no cuesta mucho visualizar una respuesta sanitaria con todos los medios materiales a su disposición desde el primer momento.

La situación en la que quedará la Economía andaluza tras la devastación causada por el Covid 19 será, según todos los indicios y expertos, ruinosa (pérdida de hasta un 5% PIB). La ruina precisa reconstrucción. Reconstrucción que para ser efectiva necesitará en Andalucía de una minuciosa planificación por parte del Gobierno autonómico en el ámbito de sus amplias y determinantes competencias.

Es una realidad que el Gobierno de Andalucía acaba de poner en marcha un paquete de medidas que, a todas luces, ya ha sido superado por esta nueva situación. Este nuevo entorno, hasta ahora desconocido para gran parte de las actuales generaciones, requiere también por ello una nueva visión. Se está evidenciando en la actuación de los gobiernos en el combate de la crisis que las viejas burocracias, los viejos enfoques están siendo desgraciadamente en muchos casos inefectivos. Se requiere un profundo cambio porque el mundo y con él la economía están cambiando profundamente.

El Programa Andaluz de Reconstrucción Económica deberá establecer los objetivos, las actuaciones, prioridades y el plan de ejecución.

Entre los objetivos son irrenunciables la recuperación de la prosperidad, la recuperación de los sectores más afectados como el turismo (13 % del PIB andaluz), la eliminación de las barreras administrativas que ralentizan la puesta en marcha de los proyectos ya iniciados, la modernización de la industria, y el objetivo político de fortalecer la democracia frente a los riesgos totalitaristas.

Conforme a los objetivos deberá establecer las prioridades según los sectores y ámbitos de actuación. También tiene que abordar el manido entramado burocrático que actualmente está ralentizando injustificadamente el desarrollo de proyectos e inversiones, ahora más vitales que nunca para Andalucía. Y que está igualmente impidiendo y obstaculizando el desarrollo de nuevas inversiones que, en este momento, pueden estar en el aire.

La efectividad en los procedimientos administrativos que inciden en la actividad económica no se consigue eliminándolos, no. Por ejemplo, es impensable en una sociedad madura como la actual que el desarrollo de proyectos no tenga un control ambiental, impensable, máxime cuando esta madurez de la conciencia ambiental ha fructificado en los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) y la Agenda 2030.

Esta efectividad se logra con la eliminación de los trámites duplicados, con un incremento de los recursos humanos en los departamentos colapsados y con la optimización de los recursos ya existentes. Esa efectividad pasa también por correcta y completa implantación de la europea Declaración Responsable, por eliminar límites arbitrarios o caducos que fueron fruto de una visión del siglo pasado, por actualizar la normativa, así como su criterios de aplicación conforme a la interpretación que está dando la Justicia. Sin olvidar la formación del personal en todos los niveles de todas las administraciones, especialmente la local, pues es la más cercana al ciudadano y en la que en su ámbito se implanta y desarrolla la actividad económica y… hay mucho más.

Para esta inmensa tarea tenemos muy poco tiempo, como la pandemia no esperó amablemente a que estuviéramos preparados, los efectos de la crisis económica tampoco tendrán esa gentileza con nuestra sociedad. El sobreesfuerzo requerido es considerable y la generosidad por parte de todos los actores implicados, todos, innegociable.