Renovarse o morir

Miércoles, 31 de enero de 2018

Está claro que vivimos tiempos de cambios constantes, actualizaciones y nuevas tecnologías propiciadas por la era digital. Se trata de estar a la última en cuanto a todo esto se refiere, pues quien no se adapta a la evolución del medio actual es difícil que sobreviva. Hecho que se puede extrapolar a casi cualquier tema de la vida cotidiana y todo aquello cuanto le rodea, por lo que el urbanismo no podía ser menos.

En Andalucía la actualización tecnológica sigue su curso fluido como en el resto de España y del mundo, pero, sin embargo, las leyes relacionadas con el urbanismo están resistiendo a modernizarse. Se colocan como el último bastión listo para luchar contra los aires de modernidad que soplan desde nuevas fronteras. Su dureza e infranqueable barrera puede aguantar, pero no durar toda una eternidad. Pues estos nuevos aires de renovación traen consigo una Ley de Urbanismo para agilizar y simplificar los complejos trámites por los que anteriormente se estaba obligado a pasar.

Por ello, y para intentar mejorar la situación, el pasado lunes 29 de enero se reunieron, en la Confederación de Empresarios de Andalucía, diversos profesionales, empresarios y especializados en el sector. Su objetivo era debatir y poner sobre la mesa las ideas más claras para conseguir una situación más propicia a los tiempos que corren. Se apostó por una norma más inteligente, que potencie el sector económico y el empleo en Andalucía. Una norma que encuentre soluciones a la ardua y compleja tramitación de los procedimientos urbanísticos. En definitiva, una norma capaz de combatir con eficacia a la resistencia presentada por las actuales y antiguadas leyes, con el fin de mejorar y traer la actualización a sector urbanístico.

Renovarse o morir, posiblemente una de la ‘leyes’ de negocios no escritas y más conocidas por los emprendedores y empresarios. Los cambios siempre presentan dificultades al principio. Dan miedo e incluso requieren de una nueva mentalidad, pero lo que está claro es que son la única manera de sobrevivir. Así, desde Mingorance Business Lawyer apoyamos una reforma coherente y siguiendo todos los procedimientos adecuados y enmarcados por la Ley. No se trata de un ‘adiós’ definitivo, si no de darle la bienvenida a una nueva etapa.