Héroes de la Crisis (I)

Jueves, 1 de octubre de 2015

A finales del verano pasado durante una de las amenas conversaciones que mantengo con mi peluquero durante el corte de pelo -es una buena costumbre que venía haciendo también con su padre desde hace 22 años- me aventuré a decirle que ya la crisis había pasado, al menos los datos macro así lo advertían. Él, incrédulo entonces, asintió con una media sonrisa escorada con cierta sorna, no sé si por sabiduría profesional o porque simplemente tenía ganas de guasa.Lo cierto es que este año, en el tradicional corte veraniego, me lo encuentro con un ayudante: había contratado a una persona, me alegré profundamente porque hacía unos años que había tenido que despedir al anterior, sin duda, me dije, se confirma la salida de la maldita crisis y de la mejor forma creándose empleo.Un empleo que lo crea, como en su gran mayoría en este país, los autónomos y las pequeñas y medianas empresas que, a la postre, han sido objeto en estos últimos años de las mayores tropelías fiscales que se han producido como consecuencia del ajuste económico. No podemos olvidar la subida del IVA, que en el caso de mi peluquero, soy testigo, fue asumido íntegramente por él menoscabando en el mismo porcentaje sus ingresos con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo, a ver quién era el bonito que en pleno apogeo de la crisis subía los precios. Así lo hizo mi peluquero y la mayoría de su colectivo, a juzgar por las declaraciones realizadas en este sentido por sus representantes empresariales.Afortunadamente ya algunas de esas injusticias se están arreglando y a marchas forzadas, soy consciente que no sólo los autónomos -que en este caso ha sido la excusa para volver al blog-, la clase media se ha esforzado, y cómo, para salir de esta crisis, quizás deberíamos como ciudadanos empezar a patrimonializar este éxito colectivo, al menos ser conscientes que el esfuerzo está mereciendo la pena y que hemos contribuido con un enorme sacrificio a ello.Continuará …