LA GERENTE DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Lunes, 6 de julio de 2015

La pasada semana saltaba la noticia que la alcaldesa de Madrid nombraba una gerente para el Ayuntamiento que, dependiendo directamente de la alcaldesa y con el rango de coordinadora, tendrá amplias competencias, entre ellas las de organización, recursos humanos, formación de empleados públicos o inspección general de los servicios, en definitiva un CEO en toda regla para que la maquinaria burocrática del Ayuntamiento funcione con la precisión que se le requiere.Curiosamente lo que más llamaba la atención del nombramiento no es la firme apuesta de una Alcaldesa por intentar conseguir que un mamut burocrático funcione de forma efectiva, sino que la elegida, Carmen Román Riechmann, fue Directora General en un Gobierno de José María Aznar.La existencia de los altos ejecutivos en la empresas suponen en la mayoría de los casos posibilitar que los Consejos de Administración y los Presidentes diseñen los objetivos de la compañía y creen las estrategias para hacerlos cumplir. Estos ejecutivos lidian con la ardua tarea de la gestión para que tales propósitos se hagan una realidad, convierten de alguna manera en materia lo inmaterial.Considero muy interesante que ciertos modos y formas empresariales irrumpan en la gestión pública. Ojo, esto no quiere decir que defienda una huida del derecho administrativo y condene la rentabilidad social que va inherente a la gestión del interés público, tampoco que ello suponga una huida del derecho administrativo, supone defender la eficiencia -que no eficacia- en el funcionamiento de la cosa pública y, en definitiva, que los políticos se dediquen a hacer Política.